Blog del Presidente de FEMEVAL

DISPARAR Y LUEGO PEDIR PERDÓN, NO ES ÉTICO SR. MONTORO

El pasado domingo 18 de diciembre el periódico Levante publicó un artículo de opinión, que me gustaría compartir con todos los asociados de FEMEVAL, porque su temática nos afecta de una u otra manera como sector y como empresarios.

En él comentaba que llevábamos tiempo avisando que íbamos a pagar cara la sequía política de estos últimos meses de gobierno en funciones. Es más, dijimos alto y claro que no estábamos dispuestos a asumir vía impuestos las consecuencias de esa falta de compromiso con el bienestar social y con un crecimiento sostenible.

disparaperdonY, efectivamente, nuestros peores augurios se han cumplido, porque como hemos visto el nuevo Gobierno ha iniciado su andadura tomando el camino más corto y fácil para reponer las más que exhaustas arcas del Estado.  Así que, sin más miramientos y sin medir las consecuencias, ha decidido anular los aplazamientos fiscales y fraccionamientos del IVA y del Impuesto de Sociedades a miles de pymes y autónomos. Un atajo lleno de obstáculos para la creación de empleo, que lastrará aún más la competitividad de nuestro tejido productivo y repercutirá en la liquidez de nuestros negocios.

Lo más alarmante es que la Agencia Tributaria del señor Montoro presume de habernos ayudado estos últimos cuatro años con unas facilidades que, para muchas compañías, han sido nuestro salvavidas durante la larga travesía de la crisis económica. Una justificación que le sirve para, sin atender a razones, volver a asfixiarnos para ajustar sus ingresos.

Ante semejante despropósito, me planteo si acaso no recuerda quién sustenta este país. Es más, ¿se olvida de que mientras el Congreso ha estado enzarzado en guerras de guerrillas, nosotros, las empresas hemos soportado el peso de tanta desidia? ¿O quizás desconoce otras vías para no penalizarnos tanto?.

La respuesta es contundente: no se pueden lanzar los balones a la misma portería porque siempre gana el mismo. Y en este partido todos los goles nos los está metiendo la Administración. Porque en vez de premiar el papel indiscutible de pymes y autónomos como dinamizadores de la economía prima, una vez más, el afán recaudatorio y escasean las medidas de austeridad.

Las empresas de menor dimensión necesitamos un respiro y dosis de respeto hacia nuestra labor. Las cifras hablan por sí solas. Representamos el 99,9% del tejido productivo y empleamos al 80% de la población activa. Es decir, hay más de 3.100.00 pymes con menos de 250 trabajadores y un volumen de negocio anual que no rebasa los 50 millones de euros. Por su parte, casi la mitad, un 42%, son microempresas que empleamos entre uno y nueve trabajadores.

Razones más que suficientes para que desde FEMEVAL nos opongamos a que, para cumplir el objetivo de estabilidad presupuestaria, el ajuste provenga únicamente vía incremento de ingresos. Hay otros caminos como controlar y reducir el gasto público porque sigue habiendo margen para ello. Y si Montoro no sabe cómo hacerlo, que tome nota.

El ahorro debe venir de una asignación eficiente de los recursos públicos; de un análisis en profundidad de las competencias sobre el gasto de cada nivel de la administración para evitar duplicidades; de una mayor provisión de servicios públicos por parte del sector privado; y de la reducción de organismos, agencias y empresas públicas cuyos servicios no obedecen ni a criterios de necesidad ni de mejora de la eficiencia.

Aunque el Ministro de Hacienda ha tenido a bien escuchar las súplicas de autónomos y pymes y posiblemente les permitirá aplazar en 2017, sólo durante un año, el pago del IVA hasta 30.000 euros, no dejan de ser medidas de parcheo. Por eso, insistimos en que, antes de tirar la piedra, mida el negativo impacto que este tipo de ajustes fiscales tienen sobre la actividad empresarial, porque no se puede disparar y luego pedir perdón. No es ético Sr. Montoro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login

Contraseña perdida?