Blog del Presidente de FEMEVAL

PORQUE EL TODO ES MÁS

En 2005 tuve la oportunidad de acceder a la presidencia de una de las federaciones sectoriales más relevantes del panorama empresarial valenciano, en una etapa en la que la coyuntura sonreía a nuestras empresas, y en especial a nuestra Comunidad.

En estos nueve años, en los que la euforia económica ha dado paso al abatimiento, he podido comprobar en primera persona que con la unión de esfuerzos es más fácil hacer frente a las dificultades. Y, lo más importante, que en la búsqueda de soluciones, como dijo Aristóteles, el todo es más que la suma de las partes.

En la defensa de ese todo, de esa sinergia, desde FEMEVAL hemos apoyado siempre el asociacionismo como fórmula de fortalecimiento de las empresas y como vehículo de representación y gestión de los legítimos intereses de cada sector ante la sociedad y los poderes públicos. Pero también hemos defendido que lo que en su día nació en la revolución industrial, como un elemento aglutinador de intereses comunes, ahora necesita dar un giro proactivo y replantearse su identidad y funcionalidad.

Porque como otras muchas cuestiones, la crisis ha puesto encima de la mesa el debate sobre el papel de las organizaciones empresariales y su necesaria reinvención y redefinición. Como cualquier actividad, sabemos que este instrumento fundamental de vertebración de la sociedad sufre procesos de transformación y evolución en su desarrollo. Con lo que es necesario que las organizaciones empresariales pasen de capear el temporal a tomar la iniciativa. ¿Cómo? Encaminando sus pasos hacia un modelo de gestión más profesionalizado para ganar influencia en los ámbitos de actuación en los que operan.

Nuestra patronal, siempre autocrítica, fue una de las primeras organizaciones en reflexionar sobre su futuro. Un análisis realista que supuso un nada deseable ajuste de nuestra plantilla y la reorientación de nuestro modelo de negocio hacia presupuestos de equilibrio económico. Una decisión acertada y oportuna que nos ha permitido salvaguardar nuestro cometido como herramienta al servicio de nuestros asociados y como voz autorizada del sector metalmecánico ante la sociedad.

Y este paso que deben acometer todas las organizaciones en el plano individual para garantizar su credibilidad, también debe extrapolarse al mapa organizacional empresarial de la Comunidad Valenciana. Este entramado debe evolucionar hacia un modelo más fuerte, más unido, más eficiente y más representativo de las empresas, que lidere servicios de alto valor añadido, contribuya a la regeneración del tejido productivo y cuya capacidad de interlocución sea incuestionable.

Pero para que este engranaje funcione al cien por cien de su capacidad, necesitamos también de empresas involucradas que participen activamente en los órganos de gobierno de las asociaciones. Porque ellas son la esencia y la razón de ser de cualquier organización.

La ecuación es sencilla. Si conseguimos sumar capacidades, conseguiremos fortalecer todo lo que somos y representamos.

 

Login

Contraseña perdida?