Blog del Presidente de FEMEVAL

SER EMPRESARIO SÍ TIENE PREMIO

Podría empezar este post hablando de la infrafinanciación de nuestra Comunitat o de los envites independentistas que acaparan estos días todas las noticias. Pero prefiero dedicarlo a reseñar una labor encomiable que, si bien no rellena titulares a diario, es fundamental para el sustento de nuestra economía.

Me refiero a la gestión, planificación, búsqueda de oportunidades de negocio y toma de decisiones a la que se enfrenta nuestro tejido productivo. Cientos, miles de empresas, de todos los tamaños, que contribuyen al bienestar de la sociedad. Un tejido empresarial que, aún en tiempos de crisis, ha seguido siendo proactivo y ha sabido abrirse camino en momentos complicados.

Un mérito que suele pasar desapercibido en muchas ocasiones, pero al que se le debe otorgar el protagonismo que merece. Es precisamente esa predisposición al emprendimiento, a conectar con el entorno, a explorar otros mercados, a incorporar la innovación tecnológica como valor añadido y a buscar la excelencia de forma constante la que reconocen los Premios de FEMEVAL que acabamos de convocar.

En esta XVI edición queremos distinguir, una vez más, la ilusión, el talento, el trabajo en equipo, la creación de empleo… Y por qué no, la ACTITUD en mayúsculas por saber mirar de cara a los problemas.

Ser empresario de un sector como el metalmecánico sí tiene premio. Y es su federación la que ha adquirido el compromiso de reconocer, año tras año, a aquellos que se levantan cada día para realizar su trabajo lo mejor que saben. Y, sobre todo, el cariño, rigor y celo que se pone en todo aquello que se hace con absoluto convencimiento.

Esta nueva convocatoria coincide además con el 40 aniversario de FEMEVAL. Un buen momento para recordar a las empresas que, desde hace cuatro décadas, valoramos su trabajo, su capacidad de superación y su búsqueda constante de la competitividad.

Un buen momento para elogiar públicamente el que frente a las dificultades que atravesamos, dificultades con especial repercusión en el tejido productivo, en vez de arrugarse, saben redoblar esfuerzos para dar un nuevo impulso al desarrollo y progreso económico. Y un excelente momento para reivindicar su papel indiscutible en el estado de bienestar.

Estas empresas son un modelo a seguir. Empresas que no se conforman con ser buenas, sino que aspiran a ser las mejores. Esa es la esencia del metal y sí tiene premio.

 

Login

Contraseña perdida?